Sonicando

Blog de Música y Ciencia

Entender el Cáncer

with 6 comments

Cuando uno sale a la calle, o enciende la tele, rápidamente se da cuenta de que mucha gente teme un complejo de enfermedades que está lejos de entender: el Cáncer. Por eso todo da cáncer, los microondas, los móviles, todo lo que suene a químico, los aditivos,los conservantes y colorantes… Para saber discriminar la información falsa de la verdadera, lo mejor es entender que es el cáncer.

Imagen Extraida de www.tecnoblog.cl

Imagen Extraída de http://www.tecnoblog.cl

Para ser lo más divulgativo posible, vamos a coger una célula cualquiera y la vamos a comparar con algo tan cercano y cotidiano como es una lavadora.

Una lavadora tiene un ciclo de funcionamiento, en el que moja la ropa, la enjabona, la enjuaga y la centrifuga, para dejarla, una vez limpia, lo más seca posible. Una vez acabado dicho proceso se para, para que puedas sacar la ropa y tenderla. Pues este ciclo de mojar, enjabonar, enjuagar, centrifugar y parar, se puede comparar al ciclo que realiza una célula en vida.

Las células para dividirse tienen distintas fases, englobadas en un ciclo conocido como ciclo celular, en el que necesitan señales para iniciarlo y también pueden quedar “paradas” cuando han terminado un ciclo de división, esperando nuevas órdenes de crecimiento.

Sabemos que una lavadora no pasa de una fase a otra porque sí. La mayor o menor complejidad de sus circuitos tienen puntos de control para las distintas fases, por lo que si no encendemos determinados botones no arranca, y dependiendo del programa durará más una fase u otra. Por lo tanto, en cada momento, hay elementos controlando que cada fase dure el tiempo preciso para cumplir con el programa. Por eso no centrifuga cuando enjabona y no debería pararse tampoco a mitad del proceso, ni empezar sola.

Imagen Extraida de www.monografias.es

Imagen Extraída de http://www.monografías.es

Las células actúan igual, necesitan órdenes para dividirse, tienen puntos de control que determinan si todo está completamente terminado en una fase, para acceder a la siguiente. ¿Y quienes regulan los puntos de control? Genes. Como siempre. Genes que producen distintas proteínas que “vigilan” el proceso. Genes que van a promover el paso a la siguiente fase del ciclo o que lo van a detener porque han detectado una anomalía. Y por supuesto también tenemos genes que van a dejar la célula en reposo durante un tiempo o para el resto de su vida.

¿Qué ocurre si se producen pequeñas anomalías? Normalmente, nada grave. La célula tiene los puntos de control para poder parar y arreglar el daño ocurrido, incluso tiene varias herramientas para una misma función, para evitar dañar una pieza “insustituible”.

Lo importante ocurre cuando los daños son graves, en varios puntos de control. Cuando la célula pierde dichos puntos y se divide incontroladamente. Por lo tanto el cáncer es el resultado de la pérdida del control del ciclo celular.

A los genes que promueven que el ciclo celular vaya completando las distintas fases, e impulsan el paso a la fase siguiente a partir de ahora les vamos a llamar por su nombre: Proto-Oncogenes, y a los genes que se encargan de vigilar y frenar el sistema Genes Supresores de Tumores.

Por lo tanto en un principio tenemos un problema grave, o bien hemos perdido los frenos (genes supresores de tumores) o apretado el acelerador (proto-oncogenes) cuando no debíamos. La célula empezará a dividirse sin parar y formará un núcleo de crecimiento imprevisto. Ya tenemos un tumor.

El problema gordo viene ahora. Debemos darnos cuenta que una célula hija es genéticamente idéntica a su madre. Por lo tanto, una célula tumoral que tiene alterados diversos genes, transmitirá dicho desarreglo a sus hijas, que también se dividirán sin control. Ahora tenemos un problema grave, que crece exponencialmente.

En un principio podría pensarse que en sí no debería ser un problema, las células no son una infección extraña, son nuestras, pero poco más. Pero si lo pensáis detenidamente, tenemos el espacio bastante justito para todo en nuestro organismo. El cuerpo humano es una máquina bien ensamblada con espacio limitado para ciertas cosas. El cráneo tiene un espacio limitado, y un tumor tardará poco en empujar y apretar zonas que no debería, causando múltiples consecuencias. Lo mismo en otras zonas del organismo. Ahora tenemos un “órgano” que impide las funciones de otro.

En el mejor de los casos tenemos un problema operable, un tumor benigno, que con cirugía estará fuera en cuanto salgamos del quirófano. En otros casos el tumor no es accesible a ninguna cirujía, o hablamos de un problema muy grave, con una palabra muy corriente en oncología, Metástasis.

Y es que cuando una célula empieza a dividirse sin control, también empieza a desarrollar otras “cualidades” que la hacen más maligna si cabe. Empieza a esconderse del sistema inmune, ya que el sistema inmune se encarga, además de eliminar lo ajeno, de destruir las células tumorales.

También empieza a perder las uniones que la tienen anclada a sus células vecinas, modifica su morfología y sale al torrente sanguíneo. Ahora tenemos una célula que es invasiva, y que el flujo sanguíneo puede transportar a otro órgano, donde empezará a producir un tumor secundario. Tendremos entonces no sólo uno, sino dos problemas, si no son más. La extensión del cáncer por todo el organismo es la conocida metástasis. Y por lo tanto un tumor metastatiza cuando ha generado tumores secundarios por otras zonas de nuestro organismo.

Así que en nuestro organismo se ha generado una célula que ha perdido algunas habilidades y ha ganado otras. Ha perdido la necesidad de tener un estímulo externo para dividirse (son independientes a señales mitogénicas), ignoran las señales de suicidio ( por lo que tampoco mueren por apoptosis) así como la entrada en senescencia proliferativa y la capacidad de diferenciación. También ha perdido la adhesión a un órgano ganando invasividad y provocando metástasis. Provocan angiogénesis (crecimiento de vasos sanguíneos para la llegada de sangre al tumor) y evaden el sistema inmune.

Sabiendo ahora lo que es y como se produce se pueden quitar de enmedio muchos mitos.

Por ejemplo, un microondas no produce cáncer ya que la longitud de onda de una microonda es ENORME comparado con el tamaño de una célula, si sabemos que necesitamos cambios que nos alteren el ADN, queda descartado.

Una única mutación no genera cáncer, por lo que el cáncer no se hereda. Se hereda la predisposición genética a tener un tipo de cáncer, porque vamos acumulando mutaciones en proto-oncogenes y genes supresores de tumores. Si son necesarias 5 mutaciones distintas y en tu familia con el tiempo se acumularon 3, naces con sólo dos mutaciones necesarias para tener dicho cáncer. Si por lo contrario no tienes ninguna, tu predisposición genética es muy baja. Por eso “mi abuelo fumó hasta los 90 y no murió de cáncer” porque igual era afortunado y empezó de cero, pero hay miles de personas que heredan más mutaciones en dichos genes y mutagénicos como los presentes en el tabaco los llevan a la tumba.

No hay que perder la teoría de la evolución en estos pequeños procesos. La presión del sistema inmune y la propia viabilidad de las mutaciones influye en todo este proceso. No todo núcleo tumoral evolucionará hacia un tumor definido. Lo más normal es que lo elimine el sistema inmune, o que las siguientes mutaciones no sean viables. Un tumor evoluciona, convirtiéndose en un verdadero problema, pero probablemente no lo fue en origen.

Otro día hablaremos de terapias y vacunas contra el cáncer, o de virus y cáncer que es un tema de debate donde los haya, hoy sólo espero que os haya quedado claro que es un problema de mutaciones de genes que regulan un ciclo de vital importancia, y que hay que cuidarse, pero con cabeza y conocimiento.

Anuncios

Written by sonicando

diciembre 25, 2008 a 12:20 am

6 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. No sé porqué ayer se eliminó (o eliminé por torpeza, nunca se sabe) un comentario de Carlos L. felicitándome por la entrada.

    Muchas Gracias compañero, y siento que se borrara el comentario ¡¡

    sonicando

    diciembre 26, 2008 at 1:01 pm

  2. Buena entrada Sonicandooooooooo

    Me han venido recuerdos de 1º xDD joer es que hay tantos puntos de control que parece que nada puede fallar, pero a la vez es tan delicado!

    Esperamos más sobre el tema! 🙂

    MaKö

    diciembre 29, 2008 at 2:13 pm

  3. Muchas gracias Makö, la verdad es que tiene tela el tema…ya habrá más, y espero que en mejores fechas…

    sonicando

    diciembre 30, 2008 at 1:33 am

  4. muy explicativo, gracias por esto.

    HGHReleasers

    enero 16, 2009 at 5:48 pm

  5. […] Entender el Cáncer […]

  6. Recomendado a alumnos de primero de Medicina. Si antes de que el profesor de biología se pusiera a explicarme 42 cosas sobre el p53 hubiera leido esto, me habría resultado más fácil!

    indio

    febrero 7, 2009 at 4:36 am


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: